Clima:

jueves, 19 de enero de 2017

#EsDeMuyBuenaFuente: Eduardo Rivera va al Senado


¿Verdaderamente Eduardo Rivera Pérez es potencial competidor a la gubernatura por el Partido Acción Nacional en el 2018? Mmmmm ¿En verdad, el ex presidente municipal de Puebla, es un peligro para la continuidad del morenovallismo? Mmmmm ¿Es, un peligro para Martha Erika Alonso? ¿Pudiera ganarle al mismísimo Rafael Moreno Valle una elección interna o una asamblea estatal panista?

Honestamente creo que no y no, en ninguno de los escenarios anteriores.

Es decir, aunque Eduardo Rivera quiere ser candidato a gobernador, eso no decide él… y mucho menos los panistas. La candidatura a gobernador está decidida para Martha Erika, tal como Rafael lo planteó en una reunión con su gabinete, hace pocos meses.

Entonces, no alcanzo a entender la absurda, insistente y apasionada persecución política contra Eduardo Rivera, como es evidente ante la negativa de los diputados morenovallistas para aprobar la cuenta pública de su gestión como alcalde. No sólo eso, sino que se le fincaron responsabilidades, lo que significa que si Rafael quiere, Eduardo puede terminar en la cárcel.

Ante Moreno Valle a Rivera Pérez no le alcanza para ser candidato a gobernador, pero si a Senador de la República. Y con este escenario político, tiene sentido la sicosis y paranoia para perseguir al ex alcalde de Puebla. Es decir, Rafael no va a permitir que Eduardo Rivera sea su compañero en el Senado, pues esa posición es para alguien de su equipo, cercano colaborador y eficiente operador político.

Este es el origen de tanta violencia, ciertamente innecesaria, del morenovallismo contra el ex alcalde de la capital. No se explica de otra manera.

Este análisis, me lleva a recordar lo que a un panista sucedió apenas en diciembre pasado, cuando intentó ser consejero nacional del PAN y sin la autorización de Moreno Valle. Pues resulta que con su eficiencia característica, la Fiscalía de Puebla buscó en sus archivos y encontró una vieja demanda de hace una década; la desempolvó, se giró la orden de aprehensión y se detuvo al distinguido panista poblano, quien pasó largas horas de angustia en el reclusorio de San Pedro Cholula.

Para su fortuna, la intervención de su amigo Marcelo García Almaguer, delegado del comité nacional del PAN, le permitió a Chema, José María Iguíñez, amanecer en el lecho de su recámara (no creo que durmiendo, pero sí en su casa).

El Verdugo

No me queda duda de que cuando mi gobernador se lo propone, puede meter a la cárcel a quien se le ponga enfrente. Se convierte en eficiente fiscal y juez y en unas horas hace lo que ni la justicia ni la injusticia, logran en años. El Verdugo dice: lástima que Trump no es poblano.


cmaciaspalma@yahoo.com.mx
@cmaciaspalma
facebook.com/Carlos-Macías-Palma