lunes, 27 de marzo de 2017

La CNDH considera a Tepexi en el mapa de la trata de personas

Imagen ilustrativa

Verónica De La Luz 

  • Trata de personas, un fenómeno ‘invisible’ en Puebla

La autoridad de Puebla ha dado prioridad al combate de robo de combustible, pero ha olvidado los operativos contra la trata de personas, señalaron especialistas en el tema, quienes dijeron que existen indicios de que este delito se efectúa a tan solo unas calles del Palacio Municipal, en pleno Centro Histórico.

Y es que aunque la trata se relaciona directamente con el municipio de Tenancingo, Tlaxcala, Puebla es parte de la ruta de tráfico de mujeres y es una de las zonas de enganche. Como muestra de que personas de la entidad están involucradas en el delito, el poblano Alfonso “D”, se encuentra en la lista de los más buscados del FBI por tráfico sexual.

Rosi Orozco, presidenta de la ONG Unidos contra la Trata, dijo que se tienen identificados puntos con más incidencia en Puebla, como la 14 Poniente, y sin embargo, se han detenido los operativos.

El Diagnóstico Nacional sobre la Situación de Trata de Personas en México de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) dio a conocer desde el 2014 el mapa de trata en el país, en el que se incluye a Puebla y 18 de sus municipios como áreas de explotación sexual de mujeres.

En ese documento, incluso se advirtió que Puebla, mediante los municipios de Tepeaca y Chignahuapan, es un foco rojo de la posible venta de niños y niñas.

En este tema, el académico de la Escuela Libre de Derecho, Jorge Arturo Jaimes, dijo que aunado a ese panorama, Internet representa una vitrina para la trata, pues las jóvenes se exponen y son más susceptibles a ser víctimas del crimen.

También existen sitios de Internet como mx.skokks.com, en los que se oferta prostitución de mujeres desde los 18 años, en los que aparecen jóvenes desnudas para “promocionar” su imagen.


SE OLVIDÓ EL TEMA EN PUEBLA

La presidenta de la asociación Unidos Contra la Trata, Rosi Orozco, señaló que en el pasado, se había visto trabajo para combatir la explotación sexual en Puebla, pero recientemente hay –incluso- regresiones en el tema porque los lugares que son identificados para efectuar el delito, cierran unos días pero reabren o cambian de dueño y siguen funcionando.

“Los operativos se estaban dando y se inició el refugio de Anthus pero al día de hoy yo ya no he visto estos operativos (…) nosotros le reportamos a la autoridad un lugar en el que había trata de personas y se cerró diez días, y después simplemente cambió de dueño; eso nos está preocupando mucho en Puebla porque yo sí le he estado pidiendo a las autoridades que nos digan qué se está haciendo porque no tenemos datos de que realmente sigamos avanzando”.

La activista recordó que las autoridades poblanas se habían comprometido a tener “cero tolerancia” a la trata pero no se han visto resultados. Incluso, hizo referencia a la reciente apertura de la Asociación Nacional contra la Trata Humana en la Sociedad (Anthus), que es un refugio del gobierno y la sociedad civil, pero que ha apoyado más a víctimas internacionales que a poblanas.

A la par, debido a que en Puebla ha aumentado el combate al robo de combustible (por lo que se mantiene una investigación a los alcaldes del llamado triángulo rojo), la activista señaló: “Yo le quiero preguntar al señor Tony Gali si no es mucho más importante las hijas y los hijos de los poblanos. Por lo menos para mí, valen más que el hidrocarburo”.

En entrevista con este medio, Orozco confió en que el gobierno estatal cumpla el compromiso de abatir la trata, sobre todo porque hay señalamientos de autoridades coludidas con el delito, como en el caso del edil de Santiago Miahuatlán, Alberto Flores, a quien se señaló por vínculos, aunque él desmintió el hecho.

La entrevistada agregó que la 14 Poniente –calle que se distingue por la cantidad de prostitución- está llena de menores de edad, lo que podría ser un signo de que hay trata de personas. Criticó que con ese indicio, la autoridad local se mantenga al margen.

Incluso, en su cuenta de Twitter, la activista se dijo indignada de la reapertura de un hotel de la 18 Poniente –que fue cerrado el 8 de marzo- por el gobierno municipal. En el inmueble se localizaron 50 mujeres, presuntas víctimas de trata.


POBREZA Y CORRUPCIÓN MANTIENEN A PUEBLA EN EL MAPA DE TRATA

Apenas en 2016, el maestro Jorge Arturo Jaimes García, de la Escuela Libre de Derecho, ganó el primer lugar del Premio Universitario de la Tesis de Trata de Personas, que entregan la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Él opina que, en primera instancia, la trata en Puebla continúa porque es un fenómeno invisible, que abarca intereses económicos no solo de los proxenetas (que con una mujer pueden ganar hasta ocho mil dólares a la semana), sino que también representa un negocio para autoridades.

El docente recuerda que en Tenancingo, la trata es una forma de vida, pues los niños crecen para seguir el negocio de sus padres. La cercanía con la entidad poblana, hace que ésta sea parte de la ruta de atracción de víctimas, de explotación y de traslado de mujeres hacia otras partes del país o del mundo.

Refirió que el fenómeno es tan invisible para las autoridades, que son los jueces de Estados Unidos los que envían órdenes de investigación y aprehensión de tratantes (como ICE o FBI).

El académico explicó que la trata no abarca únicamente explotación sexual de mujeres, pues hay víctimas del trabajo forzado, de la extracción de órganos o utilizadas ara el narcotráfico.

Acerca de la trata con fines sexuales, dijo que Puebla es susceptible por el nivel de pobreza, la carencia educativa y la cercanía con Tlaxcala. Agregó que algunos factores que vuelven vulnerables a las personas son su condición psicológica, que sean menores de edad, tener alguna discapacidad, ser migrante o de alguna minoría sexual, haber sido detenidas, además de estar en una sociedad indiferente.

Coincidió con Rosi Orozco, en el sentido de que Puebla no se están efectuando operativos contra la trata de personas; esto pese a que las autoridades locales deberían tener mapas delictivos relacionados con la trata, así como un área de inteligencia específica para estos casos.

En suma, el académico señaló que el mercado de la trata en Puebla se ha mantenido porque funciona sin que nadie lo moleste, es decir, debido a que la corrupción de funcionarios públicos y de políticos.

Opinó que un buen mensaje de que la autoridad está interesada en proteger, sobre todo a las mujeres, es organizar redadas y operativos, sin esperar a que otro país lo requiera.

No desechó la idea de que empadronar a las sexoservidoras que hacen el trabajo por voluntad propia, sea una manera de aminorar el impacto de la trata.


TIENE DETECTADAS CNDH ZONAS ROJAS DE TRATA

Desde 2014, el Diagnóstico sobre la Situación de la Trata de Personas en México de la CNDH, reveló que las principales zonas de enganche de víctimas en Puebla son Tehuitzingo, Teziutlán, Xiloxochico (en Cuetzalan), Tepeaca, Chignahuapan, Esperanza, San Miguel Xoxtla, Nopalucan, Atlixco, Acatlán de Osorio, Zoquiapan, Coronango, Libres, la junta auxiliar de Xonacatepec (en la capital), Tecamachalco, Huauchinango, San Salvador Atoyatempan, Izúcar de Matamoros, Zacatlán y Quecholac.

Además de ese dato, la CNDH alertó que la explotación de las víctimas se efectúa en los municipios de Puebla, Tepeaca, San Martín Texmelucan, Izúcar de Matamoros, Tehuacán, Tecali de Herrera, Tehuitzingo, Tecamachalco, Teziutlán, San Pedro Cholula, Atlixco, Tepexi de Rodríguez, Ciudad Serdán, Chignahuapan, Cuetzalan, Huauchinango, Huaquechula y Zacatlán.

Incluso, en su reporte, el organismo nacional encargado de la defensa de derechos humanos, dio las rutas intermunicipales de los tratantes: Tehuacán-Puebla, Amozoc-Tepeaca, Puebla-Atlixco, Puebla-Izúcar de Matamoros, Puebla-San Martín Texmelucan, Puebla-Huauchinango, Puebla-Tehuitzingo, Xicotepec-Puebla-Tehuacán, Zacatlán-Puebla, Puebla-San Pedro Cholula, Tecamachalco-Tepeaca-Puebla y San Pedro Cholula-San Martín Texmelucan-Puebla.

Pese a esas rutas detectadas, los expertos en trata entrevistados por este medio, no perciben una lucha contra el delito.

La CNDH señala que Puebla “aporta” víctimas para entidades como Baja California, Ciudad de México, Guanajuato, Morelos, Oaxaca, Sinaloa y Tlaxcala. Igualmente, tiene identificadas a redes de trata de Puebla-Tlaxcala que operan en Oaxaca.

Puebla es identificado como estado de captación, traslado y explotación de víctimas.

En el diagnóstico de la CNDH se indica que de 2009 a 2013, hubo un total de 107 averiguaciones previas relacionadas con la trata de personas, solo por debajo de Chiapas, en donde durante el mismo periodo de tiempo hubo 166 averiguaciones.


“MOST WANTED”

El FBI busca a Alfonso D, alias “Poncho” o “El Greñas”. El hombre, de origen poblano, fue procesado junto a 13 cómplices, por dirigir una organización internacional de tráfico sexual; es el único fugitivo que aún queda en el caso.

Alfonso y su banda, habrían operado de 1999 a 2013, traficando con niñas y mujeres para colocarlas en burdeles, bares y cantinas que eran operados por su mismo grupo delictivo, en Estados Unidos.

El caso de este hombre no es único, pues hay múltiples reportajes que documentan la trata internacional. El libro de Jorge Volpi, “Las Elegidas” revela la historia de una banda de Tlaxcala, que explotaba a niñas y mujeres en plantaciones de fresas, en California.

La CNDH indica que las rutas foráneas de trata, relacionadas con Puebla, son Tlaxcala- Puebla, Veracruz-Tlaxcala-Puebla, Oaxaca-Puebla, Veracruz-Puebla, Guanajuato-Tlaxcala-Puebla, Quintana Roo-Puebla, Estado de México-Puebla, Morelos-Tlaxcala-Puebla, Distrito Federal-Puebla, Sonora-Baja California-Distrito Federal-Puebla. Aunque también señala que la ruta internacional es Puebla-Nueva York y Puebla-Tlaxcala-Arizona-Nueva York.