Clima:

martes, 6 de junio de 2017

En hospital San Alejandro del IMSS 30 niños esperan una segunda oportunidad de vida; un donador de riñón

Boletín de Prensa

  • Las enfermedades glomedulares son asintomáticas, pero son la principal causa de problemas renales en los niños
  • En el marco del Día Mundial de los Trasplantados, se da a conocer que desde el embarazo se pueden detectar enfermedades renales

En la delegación Puebla del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Alrededor de 30 pacientes pediátricos están en lista de espera de un riñón; 20 de ellos de donador cadavérico y el resto de donador vivo relacionado, así lo expuso el Dr. Roberto Salinas Hernández del Hospital General Regional Núm. 36 San Alejandro.

Resaltó que en los últimos 2 años el número de trasplantes se ha incrementado, debido a que ahora ya se tiene más información acerca del tema y está permeando la idea de dar vida después de la muerte.

En el hospital de San Alejandro se atienden a menores que adquirieron el problema renal a través de la genética; por malformaciones congénitas, deformaciones en las vías urinarias y por enfermedades glomedulares, que es la mayoría, detalló el especialista.

En los 10 casos que recibirán el órgano por un donador vivo relacionado, los tiempos son entre 3 y 6 meses de espera, “no debemos pasar de este periodo, desde que el menor llega al hospital ya con este diagnóstico y con esta opción de recepción se hacen los estudios de compatibilidad para que lo antes posible se opere”.

Salinas Hernández dijo que cuando un paciente llega a los hospitales del IMSS, en la mayoría de los casos ya llevan años con este padecimiento, se reciben es situaciones precarias y lo primero que se hace es estabilizarlos y después empezamos el protocolo de trasplante renal y con esto hacemos que su salud mejore considerablemente.

Puntualizó que a estos niños se les debe mantener en óptimas condiciones de salud e higiene para que se lleve a cabo el trasplante, el objetivo es que estos reciban el órgano y exista el menor porcentaje de rechazo.

Invitó a los padres a que antes o en el primer año escolar de sus hijos, les realicen un examen general de laboratorio, ya que con esta muestra se sabrá si el hijo empieza con un problema de salud, cuando se le detecta alguna inconsistencia de inmediato se debe acudir con un nefrólogo pediatra.

“Desde el embarazo podemos hacer los ultrasonidos específicos en los órganos y ahí podemos detectar el inconveniente, sobre todo en los problemas congénitos y hereditarios”, aseveró.

Expuso el ejemplo de Bruno, un joven de 16 años, quien hace poco más de 1 año se enteró que tenía insuficiencia renal crónica, pero que gracias al amor de su padre quien le dio uno de sus riñones, hoy puede contar una historia de vida. 

Bruno relató que después de realizarse un estudio general, el médico le comentó que había algo inusual y que podía tratarse de insuficiencia renal crónica, situación que cambió sus planes y los de su familia.

Detalló que a un año de trasplantado casi está al 100 por ciento, ya va a la escuela, se siente y se ve diferente, “antes del trasplante me sentía muy cansado y ahora ya me siento mejor y mi apariencia cambió”.

Finalmente invitó a que si la gente está en la posibilidad de donar lo hagan, y que se informen acerca de los tabús que se dicen sobre la donación, porque hay muchas personas esperando una segunda oportunidad, y que si se conociera del tema se les daría una esperanza de vida.