Clima:

jueves, 15 de junio de 2017

Vecinos de Santa Catarina Tlaltempan participan en la Feria de la Cambia de Chietla


Ernesto Álvarez
  • Feria de la “Cambia” revive tradición de pueblos mixtecos
 
IZÚCAR DE MATAMOROS, Pue.- Doña Olga Solís Leal, como cada año, llegó durante la tarde de este martes 13 de junio a la cabecera municipal de Chietla, donde ella al igual que unos mil artesanos fueron recibidos con una ceremonia como parte de la Feria de la Cambia 2017.


Con frutas propias de la temporada como plátano, mamey o zapotes, llegó con entusiasmo, procedente de Santa Catarina Tlaltempan, pero también con artesanías hechas con palma y carrizo, las cuales intercambió con sus similares reunidos en la recién remodelada plaza principal.

Ella, junto con niños, adultos y jóvenes, se unieron en este recibimiento que ofreció el alcalde de Chietla, Edgardo Ponce Cortés, junto con su Cabildo y directores de áreas, que fue realizado con el acompañamiento de danzas de chinelos y música de banda de viento.

La cambia es iniciada durante la mañana, por las autoridades del municipio de Chietla, que recorren el zócalo del municipio intercambiando con los artesanos o comerciantes productos como el azúcar, pero además, se ofrecieron e intercambiaron productos, principalmente de la región mixteca como mamey, zapote, pinole, artículos hechos de palma como sombreros, petates y sopladores además artesanías de barro y algunos alimentos.


EL TRUEQUE

El integrante del Consejo de la Crónica en el estado de Puebla, José Ambrosio Alfonso Gil Campos, explicó que esta tradición, donde se practica el trueque o intercambio en especie, donde no hay uso de dinero, es prehispánica y a pesar de los avances tecnológicos, todavía se mantiene vigente.

La participación de burritos o mulas adornadas con huacales o chiquihuites, frutas y flores; simbolizando así la entrega de “las primicias” o “el diezmo” que se llevaba a la Iglesia como un agradecimiento por los primeros frutos propios de la temporada.

El trueque comienza desde las seis y concluye a las diez de la mañana, después de este lapso ya se emplea el dinero, pero a la par, es amenizada con danzas de chinelos, de los perros de agua, los locos y los vaqueros.


Para los habitantes del municipio de Chietla consideran a la Cambia, como parte de su identidad pues con alegría acuden a este tianguis a intercambiar productos, y asimismo salen a las calles a recibir a los comerciantes que llegan.

Alberto Castelán, habitante de Chietla, indicó que para ellos esta fiesta es un orgullo, como pobladores y la esperan con ansiedad cada año, pues es bonita, y pueden comer los tradicionales tlaxcales que son hechos a base de masa azul, por manos de mujeres de las comunidades y que es común obtenerlos durante la cambia.


EL COMERCIO

Saraí Solano, quien es comerciante, relató que ella lleva 5 años acudiendo a la cambia a vender cazuelas de barro, esto luego de que su padre por su avanzada edad, ya no pueda acudir a esta festividad.

Explicó que ella viene desde San Marcos Acteopan, y acude a la cambia, pues es una excelente oportunidad para intercambiar productos alimenticios que requiere en su hogar, además de que lo hace por mantener viva la tradición de la familia de intercambiar los productos en Chietla.


LA HISTORIA

Datos proporcionados por el cronista Gilberto Pineda, destacan que en Chietla en la época prehispánica los pochtecas, que eran individuos especializados en el comercio, vendían e intercambiaban sus materiales y productos en el mercado mediante el trueque directo, ya fuera ofreciendo un producto por otro, o bien, cuando se trataba de objetos de gran valor, cambiándolos por cacao, por oro en polvo, hachuelas de cobre y ciertos textiles que funcionaban como una especie de moneda.

Agregó que en Chietla en tiempos antiguos, a la semana había un día de plaza más grande que le llamaban Día de Plaza Mayor y el otro era el Día de Plaza Menor, atendiendo a esta costumbre, todavía hoy en día persiste este calendario, ya que en Chietla los días de Plaza son los miércoles y los domingos.

Finalmente, puntualizo que en promedio el tianguis de La Cambia tiene más de 100 años realizándose en este lugar, el cual se llena de un gran colorido y folclor que permiten revivir las viejas tradiciones de esta zona de la Mixteca poblana.