lunes, 7 de agosto de 2017

Peso de las mochilas escolares puede causar afectaciones a la columna vertebral


Boletín de Prensa

  • La mochila escolar no debe rebasar el 10% del peso corporal de los estudiantes
  • Las afectaciones por cargar más de lo debido se da principalmente en articulaciones, discos intervertebrales y espalda

El cirujano de columna vertebral en el Hospital de Traumatología y Ortopedia del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), José Luis García Navarro, adelantó que existen riesgos de salud para los niños y niñas que cargan mochilas que pesan por encima del 10 por ciento de su peso corporal.

Aclaró que la columna está diseñada para soportar el peso de acuerdo con la estatura, y si constantemente soportamos más, se pueden originar degeneraciones a nivel de la espalda de una forma acelerada, y en etapa adulta tener lesiones que limiten nuestras actividades diarias.

“De tal forma que si la columna está programada para tener cierto desgaste, cuando tenga más edad, con el exceso de peso, pues el desgaste va a ser mayor en menos tiempo”.

El especialista del IMSS recomendó a los padres de familia que los útiles escolares no rebasen este 10 por ciento de peso y que cuando sea así, se utilicen mochilas con rueditas, además de que deben verificar que el peso esté equilibrado en los hombros para evitar malestares. 

Narró que en la niñez o la adolescencia, los malestares no se notan debido a que aún el cuerpo se encuentre en crecimiento y existe la posibilidad de que la columna contrarreste el daño con una regeneración natural, aunque con el paso de los años sí nos puede ocasionar daños, principalmente de tipo degenerativo.


Adelantó que si no se vigila el peso al que sometemos al cuerpo, se van a degenerar las articulaciones, los discos intervertebrales, sufriremos de dolores en la espalda, de compresión al nivel de los nervios, afectaciones en las piernas y disminución de la fuerza.

“Los desgastes se presentan cuando finaliza el crecimiento de los adolescentes, en las mujeres a los 17 años y en los varones aproximadamente a los 18 o 19 años”, comentó.

Puntualizó que se debe practicar el hábito de la higiene de columna, que es un conjunto de normas, consejos y actitudes posturales tanto estáticas, como dinámicas, encaminadas a mantener una alineación de todo el cuerpo con el fin de evitar posibles lesiones, concluyó García Navarro.