martes, 12 de septiembre de 2017

En Tepexi de Rodríguez, Mario Marín Torres ya inclinó la balanza a favor de Enrique Doger en el PRI

Columna publicada en e-consulta
La Corte de los Milagros
Rodolfo Ruiz R

Aunque usted no lo crea, el ex gobernador Mario Marín Torres anda en campaña o, mejor dicho, promoviendo a un aspirante a la gubernatura de Puebla para los comicios locales de 2018.

Este viernes el ex mandatario priísta estuvo de gira en el municipio de Tepexi, en el corazón de la Mixteca poblana, que forma parte del distrito local 23 con cabecera en Acatlán de Osorio.

Y ahí Mario Marín pidió el apoyo de los presidentes y ex presidentes municipales, de los ex diputados locales José Venancio Ojeda Hoyos y Juan Aguilar Hernández, así como de los líderes campesinos y de las comunidades de la región para Enrique Doger Guerrero.

Sí, el priísta que alguna vez lo acusó de ser responsable de la debacle electoral del PRI por haber impuesto a Javier López Zavala en 2010 y que antes declaró que en Puebla nadie olvidaría su conversación con Kamel Nacif.

El llamado Góber Precioso presentó al actual delegado del IMSS como su amigo personal, como un universitario destacado que fue rector en dos ocasiones de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y, sorpréndase, como el presidente municipal de Puebla con el cual trabajó unido y en plena armonía y coordinación en la capital del estado.

A la reunión de Tepexi estaba invitado Enrique Doger, pero este ya no pudo llegar por los problemas que tuvo que atender el mismo viernes como consecuencia del sismo de 8.2 grados que en la víspera dañó algunas construcciones de la capital, entre ellas el Hospital de Especialidades de San Alejandro.

Mario Marín justificó la presentación de Enrique Doger, recordando que cuando él buscó suceder a Melquiades Morales en la gubernatura de Puebla 2004 también fue presentado en municipios y regiones de la Mixteca y la Sierra Norte donde era desconocido.

Al evento del viernes por la tarde Mario Marín acudió acompañado de su hermano Enrique y de quien fue su secretario particular y con también se enemistó al concluir su gestión, Guillermo Deloya Cobián.