jueves, 21 de junio de 2018

El IMSS recomienda no automedicarse con somníferos


  • El consumo de medicamentos para conciliar el sueño sin prescripción médica puede derivar en afectaciones mentales.
  • Muchos de los casos se presentan por malos hábitos y por condiciones físicas de las habitaciones.
  • Existen tres grados del insomnio: el inicial, el intermedio y el final, pero que desde el primer síntoma se deben atender por especialista.
Derivado del ritmo de vida de la población, la Psiquiatra de la Delegación Puebla del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), María Eugenia Torres Castillo, reveló que actualmente hasta los menores ya cruzan por un cuadro se insomnio derivado del estrés al que están sometidos por la exigencia escolar, del hogar y de la exposición a las redes sociales.

Añadió que ante esto, las personas recurren al consumo de medicamentos para conciliar el sueño, no por recomendación de un especialista, sino por consejo de un amigo o familiar, pero esto podría derivar en complicaciones irreversibles de la mente, de concentración y generar una dependencia que se va incrementando de manera gradual.

Dijo que la población debe aprender a distinguir un trastorno del sueño con una falta de higiene del sueño, que en este segundo caso se puede resolver sin medicamentos y con sólo modificar algunos hábitos como: tener una habitación cómoda, acostarse y despertarse a una hora determinada, no cenar mucho y no tener distractores en la habitación, tales como computadoras, celulares y televisores.


La especialista enfatizó que cuando se empiece con problemas de insomnio, lo primero que se debe hacer es acudir con un especialista y no recurrir a tratamientos por recomendación de un conocido o ir al mercado negro para conseguir medicamentos controlados, que en nada ayudarán con el padecimiento, sino por el contrario, ponen en riesgo la salud de las personas.

“En otras ocasiones se compran medicamentos, pero que no se sabe su contenido y eso va a generar problemas de memoria y concentración. Está comprobado que el consumo crónico van a ocasionar problemas neurocognitivo”, sentenció la psiquiatra.

Puntualizó que la mayoría de los pacientes que se atienden en el área de psiquiatría del Seguro Social por problemas para dormir, se da por una falta de higiene del sueño y un porcentaje menor sí tienen un trastorno que se avalúa y se medica por periodos hasta que de manera paulatina su organismo regresa a la normalidad.

Para el caso del insomnio, este se puede dar en tres grados: el inicial, el intermedio y el terminal, pero que en todos los casos cuando se recurre con el médico se les puede encontrar solución sin agravar el malestar por el consumo de medicamentos y productos naturistas.