martes, 18 de septiembre de 2018

Era menor de edad el hombre fallecido tras riña en N. Méndez


Iván Rodríguez / Juan N. Méndez
  • La madre de la víctima exige al edil a revelar la identidad de quienes accionaron sus armas esa fatídica noche
Tras la muerte de José Enrique Ginés Cruz, de 17 años de edad, y que cuatro más resultaran heridos, durante un altercado con elementos de la Policía Municipal, un grupo de pobladores se unieron para exigir justicia y la destitución del alcalde Daniel López Cayetano, a quien señalan de haber cometido una serie de abusos en contra del pueblo, por lo que la madrugada del domingo quemaron las casas del presidente en funciones y la del electo, Alejandro López Velasco.

Durante una visita realizada ayer por El Sol de Puebla a la comunidad, alrededor de 300 inconformes se reunieron en la explanada municipal, en donde explicaron que los hechos se registraron porque esa misma noche los policías armados y las autoridades municipales se encontraban bebiendo alcohol en la oficina del presidente, por lo que al estar casi frente a ellos un grupo de jóvenes conviviendo en vía pública, comenzaron a insultarlos y al tratar de intimidarlos, se registró una pelea.

Los entrevistados señalaron que esta riña terminó con más de 30 detonaciones de arma de fuego, asegurando que fueron realizadas únicamente por los uniformados, pues –afirman- sus contrincantes no portaban arma. De esta forma cayeron al suelo cinco jóvenes, muriendo uno de ellos en el lugar, mientras que el edil, así como regidores y policías huyeron del lugar, dejando en su oficina botellas y cerveza, que confirmaban que estaban en estado inconveniente.

Fue tras la muerte del joven que los mismos del grupo se dirigieron a la casa del edil que está cerca del lugar para prenderle fuego, pues señalaron que solo faltaba una situación como esta para que la gente se levantara, cansados de tantos abusos del edil, así como de sus allegados, a quienes acusan de intimidar a jóvenes, mujeres y hombres que se opusieran a lo que ordenaba.

Los habitantes pidieron a las autoridades estatales que el edil sea destituido de su cargo, junto con los regidores, y que se inicie una auditoría en su contra, pues lo único que ha hecho en el pueblo es sembrar miedo y hacerse de propiedades que ha adquirido a vista de los habitantes del pueblo, los cuales se habían callado, pero ante la muerte de este joven, señalaron que no permitirán su regreso.

Isabel Cruz, madre de la víctima, pidió a las autoridades justicia, que obliguen al edil a dar la identidad de quienes accionaron sus armas, ya que los más violentos en esa noche cubrieron sus rostros para cometer ese crimen, huyendo del lugar en las mismas patrullas, custodiando al edil, el cual hasta el momento se encuentra ausente en el pueblo.

De la misma manera, familiares de los jóvenes que aún están lesionados, pidieron seguridad por la integridad de sus familiares, pues señalan que ya han recibido amenazas que los buscarán para matarlos, si es que alguno señala directamente a los policías que los agredieron, siendo esta una de las mayores preocupaciones que expresaron.