lunes, 10 de septiembre de 2018

Tepexi, Coyotepec, Ixcaquixtla, Tepeyahualco y Zacapala principales productores de tomate verde

  • Puebla, segundo lugar nacional en producción de tomate verde
  • 70 municipios del Estado son productores de la hortaliza
La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), dio a conocer que en el Estado de Puebla se cosechan anualmente 4 mil 746 hectáreas de tomate verde, con lo que de acuerdo a datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) del cierre 2017, se logra una producción de 58 mil 222 mil toneladas.

En Puebla, los principales municipios que producen el tomate verde son: Quecholac, Atlixco, Coatzingo, Coyotepec, Huaquechula, Ixcaquixtla, Palmar de Bravo, Tecamachalco, Tepexi de Rodríguez, Tepeyahualco y Zacapala, por mencionar algunos de sus 70 municipios productores; es así que gracias a su producción, el Estado ocupa el 2° lugar a nivel nacional.

A través de los Programas y respectivos componentes, la SAGARPA ha puesto al alcance de la población, diversos incentivos y/o subsidios económicos para las diferentes etapas de los proyectos de producción de tomate verde, un cultivo de riego, en el que participan más de 3 mil poblanos entre hombres y mujeres, abasteciendo mercados de Guerrero, Oaxaca, Tabasco, Ciudad de México y Tamaulipas.

El cultivo de “tomatillo, tomate de milpa o de cáscara”, como también se le conoce, actualmente muestra un comportamiento inmejorable; resultado de la mayor cantidad del vegetal que se obtiene por unidad de siembra, siendo de los 18 a 25 °C, la temperatura adecuada para su cultivo.

La superficie destinada a este cultivo en el país es de alrededor de 42 mil 639 hectáreas, distribuidas en 28 entidades, gracias a ello, en 2017 la hortaliza mexicana se exportó a siete países, Estados Unidos, Países Bajos, Alemania, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, Holanda y Japón, tres más que en 2012.

El tomate contiene alto contenido en vitamina C, es una fuente importante de fósforo, calcio, fierro y sales minerales. Además, durante años, la medicina natural mexicana ha utilizado la cáscara y el fruto de esta planta para: bajar los niveles de sangre, corregir problemas respiratorios como tosferina y tos, problemas estomacales, tratar dolor de oídos, presión arterial alta, entre otros.