Clima:

lunes, 7 de octubre de 2019

#UnNuevoComienzo: Conferencia de las Partes ONUCOP25 y la Reforestación del Mundo


La Conferencia Internacional de las Partes para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP) 25, a realizarse en Santiago de Chile del 2 al 13 de diciembre del 2019, tiene visos de ser más de lo mismo que anteriores cumbres; reuniones de poco impacto, cuando “la situación es mucho peor de lo que usted cree”, como dice en su libro La tierra Inhabitable, David Wallace-Wells (2019). 

He tenido la oportunidad de participar en la COP 16 en Cancún, México, en el 2010 y en la COP 17 en Durban, Sudáfrica, en el 2011. Conferencias, propuestas, proyectos y compromisos sin cumplir. 

De la COP 17 se anunció un Fondo Verde de 100 Mil Millones de Dólares que no se han visto. 

En la COP 21 en París, Francia en el 2015, ciento noventa y cinco países firmaron un acuerdo vinculante para reducir la emisión de gases de efecto invernadero para bajar a 1.5 grados el aumento de la temperatura. Después, Donald Trump decidió sacar a Estados Unidos del Acuerdo. No sólo no se ha implementado, sino que ha sido motivo de ataques. 

Hace apenas unos días conocimos el mayor desprendimiento de un iceberg de la Antártida equivalente al doble del tamaño de la Isla de Malta, Italia. Hemos visto incrementarse notablemente los incendios forestales que han afectado a grandes regiones del mundo, huracanes devastadores, sequías, inundaciones, granizadas, tornados y heladas. 

El cambio climático ha provocado el incremento de poblaciones de plagas en cultivos, animales y humanos. El dengue que se ha presentado en México, por ejemplo, en mucho se debe al incremento de temperaturas ambientales. Se ha pronosticado que se están modificando los límites de incidencia de insectos al cambiar la temperatura. 

Para mitigar el cambio climático la reforestación tiene una función muy importante. Estimaciones científicas indican que la reforestación puede reducir hasta en un 20 por ciento del calentamiento mundial. La diferencia entre tener sombra y estar al sol directo puede ser de hasta 8 grados centígrados según observaciones propias. 

En la productividad ganadera, un estudio realizado en Jamaica, concluye que las vacas que tuvieron acceso a sombra durante la gestación, dieron crías con 5 kg más al nacer y 500 litros de leche más al año que aquellas que no tuvieron sombra. 

La reforestación de tierras, la acción de recuperar la vegetación perdida, puede hacerse de varias formas: excluyendo áreas al pastoreo de ganado; aplicando sistemas de árboles padres que producen semilla para la resiembra natural después de un aprovechamiento forestal; el trasplante tradicional de arbolitos y a través de la siembra artificial de semillas con métodos manuales o aéreos. 

Pero el método preferido por los gobiernos ha sido la producción de planta de vivero y su trasplante a través de jornadas anuales con sobrevivencia de planta que no supera el 60 por ciento. Muchas veces con planta pequeña, especies que no corresponden a las regiones y plantaciones fuera de temporada o en lugares inadecuados. 

Tan sólo en México, las tierras degradadas de pastizales alcanzan 120 millones de hectáreas que es necesario resembrar para mejorar la producción de alimento para el ganado, retener el suelo y recargar los acuíferos. 

La pérdida de áreas forestales se ha estimado en 600 mil hectáreas cada año y, la de suelo, en 540 millones de toneladas anuales. 

Estudios de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) y del Instituto Tecnológico de Zurich, citados por René Castro y Fernando Ayala (El Universal 5 octubre, 2019), señalan que es posible recuperar 67 millones de hectáreas de tierras degradadas que se localizan entre la frontera sur de Panamá y la frontera norte de México, para incrementar en 78 por ciento la cobertura forestal mundial y reducir en 7.8 por ciento las emisiones de gases en las próximas dos décadas, con una inversión de 22 mil millones de dólares. 

En AGRODRONE México estimamos que un proyecto de este alcance es posible lograrlo en 12 años, sembrando 5.6 millones de hectáreas cada año, utilizando DRONES y semilla recubierta con materia orgánica, abonos bilógicos y micronutrientes, tanto para recuperar bosques como pastizales o praderas. 

Un DRÓN siembra 20 hectáreas por día y trabaja en grandes extensiones, generalmente inaccesibles para el trasplante de arbolitos. Se recomienda utilizar especies forestales nativas de las regiones, con valor económico para la gente, ya sea maderable, industrial, medicinal, alimenticio, forrajero o frutícola. 

Si bien las maderas finas tropicales, las maderas de pinos y especies de climas templado-fríos son más populares, no se debe descartar especies como agaves, bambú y las especies de interés en sistemas agrosilvopastoriles. 

En Puebla, México la plantación de cedro rojo y caoba en zonas cálido- húmedas, pino piñonero, pinos maderables, cedros blancos, agave pulquero y sabino para promover la producción de escamoles, agave mezcalero en zonas cálido-secas son experiencias ya comprobadas. Las especies resistentes a sequía tienen un lugar especial. 

Esperemos que los acuerdos de la COP 25 sean favorables y pasen a la acción contra el cambio climático, a través de la cooperación internacional para restablecer el equilibrio ecológico de nuestra única casa: La madre tierra.