Clima:

viernes, 5 de junio de 2020

Felix Huerta intenta una campaña fallida





Félix Huerta Medel, quien llegó a la presidencia de Molcaxac, abanderado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), pero que desde la campaña del ahora Gobernador del Estado, Miguel Barbosa, lo apoyó y se inclinó por el Partido de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), buscaría otro puesto o heredar la presidencia a un familiar.

Recientemente con motivo de la pandemia entregó algunos apoyos y aprovechó para posar en las fotos que publicó en la página de Facebook del ayuntamiento al estilo de campaña electoral, sin embargo, esto detonó una serie de críticas, debido a que lo señalaron de beneficiar sólo a sus allegados, y de regalar unas gallinas de desecho y con parásitos.

Pero además los mismos ciudadanos comentaron que durante la entrega de despensas, Félix Huerta, comentaba que a quien dejaría en su lugar seria a su esposa Lupita, por ello les avisaba para que la apoyaran.

Otras versiones dentro del mismo ayuntamiento, apuntan que el edil, Félix Huerta, buscará una diputación local; sin embargo en público no lo ha dicho.

Aunque hay más reclamos que aplausos, los que pesan sobre su administración, desde la imposición de los subalternos en las cuatro juntas auxiliares, hasta las obras que prometió y no ha ejecutado.

En San Andrés Mimihuapan, lleva más de un año sin poder abrir la presidencia, por los conflictos poselectorales, y debido a esto no ha realizado ninguna obra para esta comunidad en lo que va de su periodo, pues le han exigido un pozo para agua potable.

Otra obra que prometió el reencarpetamiento de la carretera de San Andrés Mimiahuapan a San Luis Tehuizotla, que a la fecha ni siquiera ha empezado, pero que sí justificó con 400 mil esos, un bacheo con tierra.

Entre otros reclamos está el del alumbrado público, en todas las comunidades que cambio por lámparas ahorradoras, pero que mantienen las calles en penumbras debido a que la luz no es suficiente para iluminar las vías pero  además que se apagan constantemente.

Actualmente también existe un conflicto con los comerciantes, que denuncian autoritarismo por parte del edil, que en lugar de llegar acuerdos que no los afecte, los ha amenazado con multarlos o clausurarlos si no acatan reglas, y tampoco les ha ofrecido ningún apoyo que por la pandemia los ha dejado sin ventas.

La única obra que el edil puede presumir, es la remodelación del Zócalo de la cabecera municipal, que por años había estado descuidada.