Clima:

lunes, 6 de septiembre de 2021

Ramales, la reserva natural que preserva las plantas que consumían los dinosaurios





La Junta Auxiliar de San Felipe Otlaltepec tiene una reserva protegida solo por sus propios habitantes, donde aún existen distintas especies en peligro de extinción, como el venado cola blanca, chachalacas y hurones, además de albergar cícadas entre su flora, esta son plantas de hace más de 60 millones de años que fueron alimento de los dinosaurios, asimismo cuenta con paisajes panorámicos y hasta una zona con vestigios arqueológicos.

La localidad de Otlaltepec pertenece al municipio Tepexi de Rodríguez, se ubica en la región de la Mixteca baja, al suroeste del estado de Puebla, colinda al Norte con Huejonapan, al Sur con el municipio de Xayacatlán, al Oriente con la comunidad de Nativitas Cuautempan y al Poniente con el municipio de Ahuatempan. Su territorio se extiende por 4 mil 654 hectáreas y se encuentra a mil 846 metros sobre el nivel del mar.


VESTIGIOS ARQUEOLÓGICOS

Este paraje conocido como Ramales, que comprende parte del territorio de San Felipe, Ahuatempan y Xayacatlán, comprende grandes hectáreas que lo conectan con un río, además de que existe un sitio con vestigios arqueológicos que datan del periodo Posclásico.

En entrevista con el etnohistoriador Gabriel García Morales, originario de esta misma localidad de San Felipe, comentó que existen vestigios importantes por el que se puede asumir que se trata una zona arqueológica, no explorada y en abandono.


Explicó que, de acuerdo con otro colega, en la parte más alta de Ramales, por su topografía, existe un sitio con características similares a la de Tepexi el viejo, que tuvo el mismo objetivo de defensa ante los invasores, por las barrancas que tiene a sus alrededores y un único acceso. En el lugar aún se observan varias piedras talladas, que formaron el montículo o una pirámide.

Y es que, de acuerdo con los antepasados, en este tramo existe un camino que comunicaba las comunidades de Ixcaquitxla y Tepexi con la zona de Acatlán, actualmente es solo para los vecinos del lugar, pero también para algunas peregrinaciones.
ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Venados, hurones, chachalacas, tejones, gatos montes, águilas reales, mapache cacomiztle, conejos, entre otros, son algunos de los animales que se pueden observar en los cerros y barrancas.

Bonfilio Hernández García, originario de esta localidad, comentó que constantemente acude a observar paisajes y tuvo la oportunidad de captar con drone, un venado en el paraje, casi en los límites con Xayacatlán.

Esta corresponsal constató que en la zona es muy común escuchar a las chachalacas, especialmente al amanecer y al atardecer, se les pueden escuchar entonar un coro desorganizado, sobre todo muy ruidoso, se trasladan de un lugar a otro caminando, pero también se trepan a los árboles.

Aunque en esta comunidad está prohibida la caza de venado, es por los mismos vecinos de la localidad que se sabe que pese a que están en peligro de extinción hay quienes los matan para el consumo.

Hernández García también logró grabar a una especie de hurones que salían de su madriguera, y dijo que nunca había visto estos animales en la comunidad, incluso pocos los conocen.

Por el parecido podría ser un hurón que pertenece a la familia de los zorrillos, llega a medir unos 38 cm y pesan entre 0.7 y 2.5 kg, aunque en otros lugares los han domesticado y criado para mascotas.

En el sexenio del ex gobernador Mario Marín Torres, oriundo de la Mixteca, propuso a la comunidad, realizar una parada en la zona de Ramales, para la caza de venado cola blanca; sin embargo, esto fue negado por los habitantes, quienes han decidido proteger a la especie.

Para los amantes de la naturaleza, es el lugar ideal para ir a acampar y convivir con la naturaleza, disfrutar paisajes únicos, deleitarse con el cantar de las chachalacas y, con un poco de suerte, hasta observar el venado cola blanca u otra especie que no son tan comunes.

El Sol de Puebla