domingo, 28 de mayo de 2017

#PorSoleares: ¿A quien creerle?



Vuelve a estar en el centro del huracán un tema que incomoda al ex gobernador Rafael Moreno Valle y su cercano grupo de colaboradores, principalmente quienes estuvieron en contacto con el dinero.

Enrique Cárdenas, académico de alto prestigio puso el dedo en la llaga en su colaboración de El Universal sobre las amenazas, así lo escribió, puestas de manifiesto el 12 de mayo pasado por el Secretario General de Gobierno de Puebla, Diódoro Carrasco. Cárdenas enmarca la denuncia en medio de un texto que explica el riesgo que sufren las organizaciones civiles y los empresarios por denunciar la corrupción que domina a la sociedad mexicana.

Cárdenas escribió en primera persona sobre el tipo de amenazas así: “El actual secretario general de Gobierno de Puebla (que continúa desde el sexenio anterior), el pasado 12 de mayo en sus oficinas, me solicitó dejar de hablar sobre la gestión de Rafael Moreno Valle y el endeudamiento que dejó en el estado: ‘para que te metes en problemas… no tiene caso seguir con ese tema’”.

Por desgracia Cárdenas no narra el tono de voz del oaxaqueño acostumbrado siempre a que los del otro lado del escritorio son menos que él.

Ernesto Rulfo Appel, senador y ex gobernador, responsable de revisar el padrón de militantes de Acción Nacional, visitó Puebla, se entrevistó con algunos notables y habló con la prensa, hizo énfasis en los gastos suntuarios de obras públicas no deseadas para mejorar la imagen del entonces gobernador que busca ser candidato presidencial. 

Rulfo sabe mucho, está además, en el centro de mando, tiene hilos y madejas, y si él piensa que el padrón poblano puede reducirse en más de la mitad y acusa a Rafael de usar dinero público para su plataforma personal, qué no se dirá en el CEN del PAN.

Diódoro Carrasco mandó una carta diciendo que no amenazó a Cárdenas, pero sí que tocó el tema de la deuda.

Max Cortázar salió en defensa de su jefe Moreno Valle después de la denuncia de Ruffo, se atrevió a decirle que había faltado a la ética.

A quién creerle, a Diódoro y Max o a Cárdenas y Ruffo.

Sinceramente, creo que la repuesta tiene un común denominador, Ruffo está precedido de una carrera empresarial y política desde las épocas de “El Maquío”, fue el primer gobernador panista del país.

Enrique Cárdenas, académico, ganador de premios de economía, ex rector de la Udlap, investigador y director del CEEY, ha enarbolado las banderas de la honestidad.

Diódoro y Max por desgracia para el morenovallismo, no pueden presumir de nada de eso.

O por lo menos, así me lo parece.