viernes, 19 de enero de 2018

Familias de Santa María Chigmecatitlan viven de sus artesanías


Ambrosio Escamilla 

  • Con la palma aprendieron a elaborar diminutas figuras que llaman la atención de los visitantes porque son verdaderas obras de artes.

Desde hace muchos años el oficio de muchas familias de Santa María Chigmecatitlan, es la elaboración de pequeñas figuras de palma, para todo el pueblo este trabajo se ha convertido en su grandeza cultural de los que aprendieron hacer este tipo de artesanías.

Clemente Tapia un cronista investigador de esa zona, comentó que desde hace muchos años, en este municipio, muchas familias se mantienen de lo que aprendieron y heredaron de sus antepasados, el oficio de hacer artesanías pero en miniatura, figuras muy pequeñas que llevan a otros pueblos para venderlas y así ganarse la vida.


El cronista dijo que su primera visita en este lugar la realizó por instrucciones de su maestro Cristián Siruguet, un francés que le enseñó géneros periodísticos y fue así que conoció a Pedro Yu, quien le mostró en el kiosco el trabajo en miniatura de bellas artesanías elaboradas con palma, pequeñas figuras con llamativos colores que solo se logra con la técnica de la grana cochinilla, que desde antes de la conquista sirvió de tributo para teñir la vestimenta de los Tlatoanis.

A pesar de los años, en este municipios el principal sustento de la familias, sigue siendo las artesanías en miniatura y uno de los lugares donde se exhiben, es el de Doña Rosario Peralta, un local de piedra caliza decorado con el orgullo cultural de Chigmecatitlan y donde se vende todos los días verdaderas obras de arte, a precios muy accesibles para los visitantes.

Y es que Santa María Chigmecatitlan, se ha distinguido como una comunidad pionera en artesanías de palma y rafia, además de ser tierra fértil para el arte en todas sus manifestaciones.