lunes, 7 de mayo de 2018

Denuncian sobreexplotación de canteras en Zapotitlán para el nuevo aeropuerto

Foto: Yomara PACHECO
El ónix extraído será empleado para los pisos y paredes del aeropuerto

Por Yomara PACHECO. 
  • Toneladas del material son extraídas para la construcción del inmueble en la capital del país, afirman activistas.
Un importante daño al medio ambiente se registra en el municipio de Zapotitlán Salinas, debido a la sobreexplotación de las canteras de ónix, material que será utilizado en la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. La zona es área natural protegida, denunció el presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán, Martín Barrios Hernández.

Señaló que les han notificado que a diario se extraen toneladas de ónix debido a que se utilizará para los pisos y paredes del nuevo aeropuerto, por ello interpondrán una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Detalló que el municipio de Zapotitlán es considerado zona histórica de la minería por la extracción de sal, que se realiza para el beneficio de los pobladores; sin embargo, la extracción de ónix debe frenarse —afirmó— porque podría traer consecuencias negativas para la región y su medio ambiente.

Pidió a los habitantes exigir a las autoridades actuar en consecuencia, ya que los daños que pueden registrarse son irreparables, pues se afecta incluso fauna y flora con decenas de años de antigüedad, como cactus e izotes, entre otros.

El activista indicó que los responsables de la sobreexplotación de las canterasson personas con intereses locales, asociados a capitales italianos, por ello se investiga a qué empresa le entregaron la concesión para realizar esta actividad en Zapotitlán Salinas.

“El panorama es preocupante porque los beneficios que se tienen para la población son inexistentes, mientras que los perjuicios son algo que jamás se podrá reparar; sin embargo, las autoridades no hacen nada”, dijo Barrios Hernández.

Ante esta situación, expresó que ya se interpuso una queja administrativa ante la Secretaría General de Gobierno, pero se les manifestó que no se podía hacer nada, por ello ahora recurrirán a la PGR y a Profepa, debido a que estás acciones se realizan dentro de una zona protegida y el uso de suelo no se otorgó para estas actividades, entre otras cuestiones.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán aseguró que también se exigirá el respeto los derechos garantizados en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, el cual manifiesta que para este tipo de acciones debe realizarse una consulta a la población, al ser indígena.