Clima:

lunes, 21 de mayo de 2018

#EsDeMuyBuenaFuente: Él no la impuso. Ella se impuso


Messenger: Lo que tu digas, mi amor…

Primer acto.- Ella se impuso, Rafael quería a Piña.

A ver Rafael:

¿Por qué Juan Pablo (Piña Kurczyn) y no yo?

Si hemos ganado tu elección, las intermedias y ahora la de Tony ¿Por qué vamos a ceder el poder a otros?

No Rafael. La candidata soy yo.


Segundo acto.- Tranquilidad en casa

En Casa Puebla aun se respiraba el ambiente de triunfo. 

Habría que imaginar confeti y serpentinas sobre el piso.

Habría que imaginar el eco de la matracas, que aun no se desvanecía.

Todos felices y contentos.

La sucesión de Rafael Moreno Valle, se había ganado con Tony Gali a la cabeza.

El gobernador ya podía estar tranquilo.

Ahora a pensar en “La grande”, en la Presidencia, en Los Pinos.

Sin descuidar la casa.


Tercer acto.- Es Juan Pablo

Desde la cabecera de la mesa, como debe ser, el gobernador Rafael Moreno Valle se aprestó a hacer un anuncio:

Les informo que “El próximo es Juan Pablo (Piña)”

Esa noche se derrumbaron las ilusiones de Patricia Leal Islas, Mario Riestra Piña, Luis Banck Serrato, Pablo Rodríguez Regordosa, Jorge Aguilar Chedraui y demás pipitilla.

El joven Piña había cautivado tanto al jefe, que hasta sucesor de Gali, pretendió hacerlo.

Por supuesto que era un intruso. Él no vivió los tiempos difíciles de la lucha por el poder. Digamos, que llegó con la mesa puesta y la cena lista.

Pero las instrucciones del jefe, los deseos del gobernador, la estrategia de Rafael, nunca se cuestiona.

Bueno, sólo una persona, puede modificarlas.

Su esposa.


Cuarto acto.- Ilusionado y sorprendido

La noche de su “destape”, (agosto de 2016) el diputado federal panista por Teziutlán, Juan Pablo Piña, salió incrédulo de Casa Puebla.

Pensó, imaginó, soñó: Voy a ser gobernador de Puebla.

Una Puebla que conoció sólo porque su padre, Mariano Piña Olaya, fue gobernador.

Pero se le atravesó Martha Erika y perdió, al menos, la posibilidad de ser candidato a gobernador.


Quinto acto.- Es Martha Erika

A principios de septiembre de ese 2016, antes de la ceremonia del Grito de Independencia, Rafael Moreno Valle volvió a citar a integrantes de su gabinete, operadores políticos y círculo de colaboradores más cercanos.

Es decir, la burbuja morenovallista en pleno.

Piña, Juan Pablo, llegó feliz en espera de noticias que delinearan lo que sería su campaña.

Pero sus planes se desvanecieron.

Salió descontrolado, desilusionado, molesto, verdaderamente enojado.

Se sintió traicionado después de escuchar a Moreno Valle decir, sin más explicación:

Señores: La candidata va a ser Martha Erika.


Sexto acto.- Ese no es tema

Días previos a la Navidad de 2017, por ahí del 18 ó 19 de diciembre, citaron a una reunión a operadores electorales de primero, segundo y ¡hasta! de tercer nivel.

Desde la cabecera, como debe ser, un nervioso Rafael Moreno Valle giró instrucciones a los asistentes, para dividirse las candidaturas municipales entre los partidos a su servicio.

Hagan esto, hagan lo otro; por aquí y por allá y bla, bla, bla…

Tan descabelladas fueron algunas instrucciones que giró Rafael, que causaron desconcierto de los asistentes a Casa Puebla.

Desde su silencio estratégico, surgió la voz de la señora Alonso para poner orden:

“Rafael, eso no está en la mesa. Eso lo vemos después”.

Y … lo vieron después.

Ella manda. 

Sin duda.


Acto final: No se hagan bolas

Rafael no impuso a Martha Erika.

Martha Erika se impuso a Rafael.

Punto.

He dicho y he escrito.


El Verdugo

La historia cuenta que The Beatles se derrumbó cuando Yoko Ono irrumpió en la vida de John Lennon. El Verdugo dice: La historia no se equivoca.

Es todo por hoy.



@cmaciaspalma
FB: Carlos Macías Palma
Miércoles de 5 a 6 pm en Carlos Macías-Radio (radioenredes.com)