jueves, 3 de mayo de 2018

Moreno Valle fue peor gobernador que Marín, según encuesta de Global Media



El primer gobierno que tuvo el PAN en Puebla, encabezado por Rafael Moreno Valle Rosas, dio peores resultados para sus habitantes que la administración del PRI de Mario Marín Torres, de acuerdo con la encuesta que levantó en Puebla la firma Global Media.

Ante la pregunta “quién cree usted que ha sido el peor gobernador que ha tenido Puebla”, el 53 por ciento de los ciudadanos que participaron en el estudio señalaron a Moreno Valle, quien ha sido acusado por líderes políticos de oposición del PRI y Morena de pretender heredar el cargo a su esposa, Martha Érika Alonso Hidalgo, candidata al Poder Ejecutivo local de la coalición PAN-PRD-MC-CPP-PSI.

De acuerdo con la ficha metodológica, la encuesta se realizó del 13 al 27 de abril pasado a 4 mil personas de manera telefónica con un margen de error de 3.8 por ciento.

Mario Marín, cuya imagen ha sido utilizada por el PAN para atacar a Morena en el presente proceso electoral por incorporar como candidatos a ex priistas que fueron cercanos a ese ex mandatario conocido como el “góber precioso”, se llevó el 43 por ciento de las menciones.
La sombra de los ex gobernadores

Aunque Moreno Valle dejó la administración pública estatal el 31 de enero de 2017 y Mario Marín el 31 de enero de 2011, la percepción ciudadana que gira en torno a ellos ha sido motivo de debate entre dirigentes de partido y candidatos.

Un sector mayoritario de Acción Nacional, desde su presidente estatal Jesús Giles Carmona hasta el candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés, ha defendido al gobierno morenovallista, así como la postulación de Martha Érika Alonso, al considerarlos un factor de “transformación” en Puebla.

En tanto, el abanderado a la gubernatura de PRI, Enrique Doger Guerrero, declaró el 9 de marzo pasado que Moreno Valle dio peores resultados que Marín, por el incremento de la inseguridad y de la deuda pública que se registró en su sexenio (2011-2017).

Al debate su sumó Nancy de la Sierra Arámburo, candidata al Senado de la coalición Morena-PT-PES, quien es víctima de una campaña negra debido a que fungió como diputada del PRI en la administración marinista y tuvo como testigo de su boda al ex gobernador tricolor, quien recibió el mote de “góber precioso” por el escándalo Lydia Cacho en 2006.

Si le preguntan a los poblanos quién les dio mejores resultados como gobernador dirían que Mario Marín Torres, porque en su sexenio no hubo huachicol, feminicidios ni la persecución política, aseguró la aspirante el 9 de abril pasado.