Clima:

martes, 22 de enero de 2019

Uso de fajas por tiempo prolongado afecta espalda, cadera y aparato digestivo: IMSS


Boletín de Prensa
  • Su uso se da más en mujeres por cuestiones de imagen y posterior a un embarazo
  • Los efectos por este uso prolongado se presentan en un periodo de entre 2 a 8 años
Debido al incremento en el uso de fajas para mejorar la postura o la imagen corporal, el Instituto Mexicano del Seguro Social Delegación Puebla (IMSS), hace un llamado a la población a no usarlas por tiempos prolongados y sin asesoría de un especialista, ya que esto podría derivar en enfermedades a nivel de la cadera, espalda y del aparato digestivo; problemas que podrían aparecer en un periodo de entre dos y ocho años.

Lo anterior lo expuso José Luis García Navarro, médico ortopedista y especialista en columna del Hospital de Traumatología y Ortopedia (HTO) del IMSS, quien además ahondó en que está demostrado científicamente que una causa importante de dolor, es por los músculos que son débiles; “los pacientes que utilizan frecuentemente una faja va a ocasionar que tenga una debilidad muscular y presentarán dolor”.


Asimismo dijo que las mujeres son las que principalmente utilizan la fajas, ya sea para mejorar su aspecto de imagen, o que por un detalle de sobrepeso, pero que con el uso continuo le va a traer problemas, que en un principio serán asintomáticos.

El especialista del Seguro Social detalló que las afectaciones se presentan principalmente en la región lumbar, que es donde se ocupan más este tipo de fajas; “los músculos no trabajan de manera adecuada y existen fajas que son para mejorar la postura, pero hay que tener un buen diagnóstico, ya que hay unas que se indican como tratamiento por tiempos cortos y los pacientes continúan su uso por meses o años.

En este mismo contexto, el médico cirujano del HTO Juan Luis de la Rosa, puntualizó que se puede utilizar una faja después de una intervención quirúrgica, en momentos cuando se presenta dolor y se utiliza para disminuirlo, pero sólo es por momentos de dolor, no por tiempo prolongado.


“Todo tipo de fajas y hasta un cinturón apretado o un vendaje que se coloca después de una cirugía, pero que está muy ajustado, daña la pared de la estructura abdominal, ya que hace flácidos los músculos y por ejemplo después de una cirugía una faja puede producir una hernia, hay reflujo y no sólo dañan la columna y los músculos sino todo el tubo digestivo”, sentenció el especialista del IMSS.

El Dr. Juan Luis de la Rosa, recalcó que la aparición de las hernias por el uso de fajas, se podría presentar en un periodo dos a ocho años, y la mayoría de los pacientes tienen hernias incisionales, con respecto a reflujo se habla de un tiempo de cuatro a ocho años, y empieza a tener problemas digestivos.

Para las mujeres se recomienda el uso de las fajas en la etapa del puerperio inmediato, para apoyar la compresión de útero, pero se ve que lo llegan a utilizar por mucho tiempo; en cirugía de columna se ve que utilizan fajas por tiempos prolongados y que trae consigo problemas musculares, tanto en los músculos del abdomen como en los de la espalda, los efectos se pueden traducir en dolor que no se encuentra ninguna causa, sentenció.