domingo, 24 de febrero de 2019

#PorSoleares: Barbosa, ¿camino allanado?



Y los tiempos se cumplieron, MORENA abrió el registro y los precandidatos se anotaron, nada extraño, nada nuevo. Los mismos nombres y las mismas posibilidades de llegar a la final. Todos los encuestadores coinciden en que el próximo gobierno saldrá de esas filas y que Luis Miguel Barbosa Huerta lleva mano en la contienda interna.

De ser así, las encuestas lo reflejarán y la candidatura se anunciará. Si algo falla, si los ánimos han sido negociados, Alejandro Armenta y Nancy de la Sierra, en ese orden, tendrían opciones.

Barbosa enfrentaría en la campaña a los candidatos del PAN, quizá sin alianza y del PRI. Y dependiendo quién represente a los panistas es que Barbosa tendrá un camino allanado o un camino empedrado, con obstáculos que pudieran hacerle ruido para obtener el triunfo. En el PRI, sea quien sea, se asumirá una postura contra MORENA e intentando retener los votos duros con miras a las elecciones de 2021, no hay ninguna posibilidad de recomponer el escenario antes y dependerá en buena medida del éxito o fracaso de los gobiernos de MORENA y sus aliados.

Por lo tanto, el interés es saber quien representará a los panistas.

A dos meses del fallecimiento del fundador y jefe del morenovallismo, la fuerza de ese grupo ha quedado reducida a un par de legisladores locales, ahora independientes, un senador y quizá algunos diputados federales, al interior del PAN ya no cuentan y entonces es que se advierte ya el regreso de los panistas que le dieron fama al partido en Puebla.

Han levantado la mano, Luis Paredes y Ana Tere Aranda, en ambos casos su participación provocaría el regreso de muchos seguidores del PAN, sean o no militantes. Ambos tendrán un discurso fuerte contra Barbosa y López Obrador, ambos son hábiles en el manejo de la palabra y las propuestas y por decirlo de alguna manera, serán hueso duro de roer.

Si fuera Paredes, Barbosa tendrá oportunidad de lucir sus fortalezas ya demostradas en el senado. Pero si fuera Ana Tere entonces Barbosa enfrentará por segunda vez a una mujer con todo lo que ello significa y con un plus, la gente podría volcarse y no precisamente por el recuerdo de Martha Erika, sino porque el horno no está para bollos en cuestiones de discursos de violencia de género.

O por lo menos, así me lo parece

losperiodistas.com.mx@gmail.com