Clima:

domingo, 17 de febrero de 2019

#PorSoleares: Los duendes tras CRV



Hay serias preocupaciones entre los militantes de MORENA por lo que sucede en el Ayuntamiento de Puebla capital, en cambio hay gozo en los partidos de oposición que ven con buenos ojos la cantidad de errores cometidos desde el 14 de octubre del año pasado por la presidenta Claudia Rivera Vivanco.

A tanto ha llegado el problema que el cabildo con mayoría favorable a la presidenta, se ha desmarcado de ella; los regidores morenistas se han sumado a los bloques del PAN y el PRI hasta conseguir dividir prácticamente en dos al cabildo. Rivera arrancó con mayoría de regidores y a 120 días, el 11 por ciento del periodo de su mandato, la ha perdido.

Al interior del ayuntamiento hay varios grupos, algunos de buena fe, producto de la inexperiencia, otros están hartos de la dispersión de ideas y la ausencia de un proyecto para la ciudad, entre ellos se reclaman que cómo fue posible dejar pasar dos meses y medio después del triunfo sin obtener un plan de gobierno al menos para los primeros cien días, como ha sucedido en otras administraciones.

La agencia fuereña contratada para el despegue de la imagen de la ciudad, la que utilizó el slogan ¡Hola Puebla! fue rebasada inmediatamente por la realidad que se reflejó en el cúmulo histórico de incidencias en las elecciones de las Juntas Auxiliares.

Se han sumado varios errores, propuestas ajenas a los poblanos, un gabinete con mayor experiencia académica que en la función pública que se ha topado con los vicios de la burocracia y el sindicato.

La inexperiencia ha provocado que los funcionarios sean impedidos de salir al público, hablar, declarar. Cierre de ventanillas para trámites de licencias, cambio de plataformas en los trámites, retraso, campaña del predial defectuosa… en fin, total desconocimiento de la ciudad.

Claudia Rivera tuvo que viajar a la ciudad imperial para descubrir “nuevas vocaciones turísticas” para Puebla, quiere hermanarse con San Petersburgo y ya planea visitar la Ciudad Luz.

¿Dónde están los asesores? Se preguntan muchos. Pues están, ciertamente, existen, hablan, intentan operar, pero se topan con que del otro lado hay dispersión, hay voces ocultas que no entienden conceptos básicos de lo que se llama “operación política”.

Dicho de otra forma, la presidenta municipal viene haciéndole más caso a las “operaciones mágicas”, a las meditaciones inspiradas en actos ajenos al gobierno municipal. Y por desgracia, el agua y la sal en las sillas de los regidores no ha servido de nada, los actos de “limpia” y las invocaciones a los seres celestes, se han quedado en paliativos para ejercer un gobierno eficiente.

Y es que los duendes tampoco entienden de ortografía, confunden a los “vándalos” con los miembros de una “banda”, quizá de música.

En fin. Los duendes que rodean a Claudia Rivera han podido más que la fuerza de la Cuarta Transformación.

O por lo menos, así me lo parece.