Clima:

miércoles, 19 de junio de 2019

El IMSS Puebla recomienda a varones realizarse el antígeno prostático después de los 40 años


  • Uno de cada seis masculinos serán diagnosticados con cáncer de próstata en su etapa adulta.
  • Los empleados de la industria del caucho, del cadmio, en soldaduras y temas relacionados con las baterías, son más propensos a padecerlo.
A partir de los 40 años de edad los varones se deben realizar un estudio de antígeno prostático para detectar de manera temprana un posible cáncer de próstata, ya que se estima que uno de cada seis hombres será diagnosticado con este mal en edad adulta, así lo detalló el Jefe de Oncología del Hospital de Especialidades de San José del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Jesús Salazar Ramírez. 

En este contexto el especialista detalló que a más edad se incrementa la posibilidad de desarrollar un cáncer de próstata, incluso si toda la población llegara a los 90 años de edad el 100 por ciento lo padecería; esta enfermedad se ubica como la segunda causa de muerte entre los varones, solo por debajo de los cardiovasculares.

Salazar Ramírez, expuso que la incidencia en el Hospital de San José es de 30 nuevos casos al año por cada 100 mil habitantes y se prevé que estos aumenten hasta un 50 por ciento en los próximos 25 años derivados de los hábitos de vida y de diversos factores que predisponen su aparición. 

Otros aspectos que podrían determinar la aparición del cáncer de próstata son las Enfermedades de Transmisión Sexual, las prostatitis vírales por citomegalo-virus o virus del herpes, de igual manera la poca actividad física condiciona a los varones para la aparición de esta enfermedad.

Ante este panorama, el especialista del Seguro Social recomendó hacer ejercicio físico regular y mantener un peso saludable, así como tener una dieta rica en vitamina “A” de origen vegetal, beta- caroteno; isoflavonoides; licopenos; Selenio y Vitamina E.

Dijo que los hombres con historias familiares de cáncer prostático tienen un riesgo aumentado, aunado a la ingesta elevada de grasas de origen animal así como elementos químicos como el Zinc y el Cadmio, que se han considerado carcinogénicos en estudios experimentales.

Sentenció que hay actividades que ponen en mayor riesgo a los masculinos, como las personas que laboran en la industria del caucho y del cadmio, en soldaduras y temas relacionados con las baterías, asimismo para los habitantes de zonas rurales atribuida a los insecticidas agrícolas, de acuerdo con estudios de investigación.