Clima:

martes, 24 de septiembre de 2019

Denuncian a cuatro policías de Cuayuca por abuso de autoridad

Foto ilustrativa de Google Maps

TEPEXI, PUE.- Primero dos personas de la sociedad civil, interpusieron una denuncia en la Fiscalía de Investigación Regional de Tepexi (FIRT), bajo el delito de abuso de autoridad, donde cuatro elementos de la Policía Municipal de Cuayuca de Andrade.

Durante la noche del Grito de Independencia, que se realizó en Cuayuca de Andrade, los dos ciudadanos junto con un tercero, refirieron que los uniformados estaban en la caseta conocida como “Doña Lety”, a donde llegaron los denunciantes a comprar unos cigarrillos.

Pero cuando encendió un cigarro, aparentemente los policías, uno de ellos, comandante de grupo, lo agredieron, lo empujaron, cae al suelo al interior de la caseta golpeándose pero uno de los policías empujó a su cuñado, pero la propietaria cerró el espacio con los dos ciudadanos al interior.

Los policías abrieron la caseta, sacaron al denunciante y a su cuñado, para someterlos en el piso, donde fueron nuevamente golpeados, incluso, esta acción alcanzó a la señora Inés Rodríguez Bairán (segunda denunciante) quien intervino ante los policías para que no siguieran con la golpiza.

Enseguida el comandante de nombre Sabino Rosas, ordenó a los policías que detuvieran a José Wilbert Cortés Rodríguez, que lo esposaran y fuera ingresado a la cárcel municipal, la cual dejó durante la mañana del día 16 de septiembre de 2019, mediante el pago de una multa cuya cantidad no fue precisada.


LA PARTE OPUESTA

Con cinco días de diferencia de la anterior denuncia, se inició la Carpeta de Investigación (CDI) por delitos cometidos contra funcionarios públicos, también durante la noche del quince de septiembre de 2019, en el mismo lugar y horario donde se cometió el agravio hacia una tercia de personas.

El denunciante, uno de los elementos de la Policía Municipal de Cuayuca de Andrade, señaló a José Wilbert de infringir la ley durante esa noche de festejos.

Expuso que realizaban su recorrido de vigilancia cuando llegaron a la caseta “Doña Lety”, donde ofrece la venta de alimentos, cerca de la presidencia municipal.

Descubrieron a dos jóvenes que consumían bebidas alcohólicas, a quienes les indicaron que había ley seca y deberían no estar en la vía pública con sus productos.

Unos de los dos jóvenes con edad, promedio de veinte a veinticinco años, se retiró del lugar pero José Wilbert, elevó el tono de su voz hacia el policía Sabino Rosas a quien le dijo que nadie le podía decir nada, “que él tomaba donde quería y a la hora que fuera necesario”.

José Wilbert se levantó del lugar caminó, da un llegue físicamente a un policía de nombre Gabriel Sánchez, diciéndole “que es un estorbo y buenos para nada”.

Siguió caminando pero le dijo “si yo quiero sigo tomando, ustedes no me van a hacer nada, yo les puedo romper la madre”, entonces lanzó unos puñetazos a un policía de nombre Orlando Rodríguez quien esquivó los golpes lo que determinó que los demás policías asumieran una actitud de alerta.

Pese a que pretendieron que se calmara, José Wilbert golpeó e insultó a los uniformados, entonces vino la orden de su detención por alterar el orden público, ataques a servidores públicos y consumo de bebidas embriagantes pero desobedeciendo la orden de la ley seca.

En ese momento de las confrontaciones apareció doña Inés Rodríguez Bairán, suegra de José Wilbert quien insultó y golpeó a los policías quienes logaron someterlo, fue llevado a la comandancia, donde antes de ingresar, golpeó cableado a un grupo musical.

Por lo anterior, se iniciaron las respectivas denuncias.