Clima:

lunes, 23 de septiembre de 2019

#PorSoleares: Violencia vs mujeres



Algo que se respira en Puebla es la violencia en términos generales, quienes la han padecido cuentas historias alarmantes. Las autoridades cargan con una pesada piedra que ha venido siendo heredada de años atrás y enmarcada en la vulnerabilidad nacional.

Pero un rubro destaca de Puebla entre los demás estados del país: el ataque a las mujeres.

Según datos oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública, las cifras de violencia contra la mujer en Puebla van en aumento, lo mismo sucede en temas de violencia familiar con más de 6 mil casos en lo que va del año y donde las mujeres encabezan la lista de ataques.

Los delitos por acoso, hostigamiento, abuso sexual, violencia, también registraron porcentajes al alza en lo que va de este año en comparación con 2018. Y eso sin contar los casos de violencia y linchamiento periodístico contra las mujeres.

La creencia de que es el hombre quien tiene derecho sobre la mujer está muy arraigado en Puebla, deriva, sin duda, de la forma como se ha movido históricamente la clase política, las decisiones han pasado siempre por el mandato de un hombre.

Muchos siguen pensando que el hombre debe someter a la mujer en las actividades del hogar o laborales, surge así el acoso, la violencia, la tiranía y la tortura y cuando el hombre fracasa en su intento se abre el paso para el homicidio, el feminicidio.

En Puebla se han registrado 40 feminicidios en los primeros 8 meses del año, un promedio de cinco por mes, el año pasado fueron en total 32, de seguir el porcentaje cerraremos el año con unos 60 feminicidios.

Es notable que las mujeres han conquistado espacios en la función pública, hay presidentas municipales, diputadas, cargos en el gabinete y secretarías, institutos o direcciones creadas específicamente para protección de la mujer… ¿Y? No se resuelve el problema, por el contrario, va en crecimiento, o sea, dicho de otra forma, no hay políticas públicas exitosas para frenar la violencia a las mujeres.

O por lo menos, así me lo parece.