Clima:

jueves, 3 de junio de 2021

Sin control, ni permiso basurero de Ixcaquixtla





Desde hace siete años, el tiradero municipal se ha convertido en un foco de contaminación al suelo y ahora pone en riesgo los mantos acuíferos.


El Sol de Puebla


Ixcaquixtla no sólo tiene un tiradero a cielo abierto que contamina el medio ambiente desde hace siete años, ahora las actuales autoridades municipales también han implementado fosas para enterrar los desechos sin ningún tratamiento, que puede dispersarse por el suelo y filtrarse hasta llegar a los mantos acuíferos , advierten los vecinos.

De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el municipio cuenta con el fundamento legal para actuar de manera autónoma y responsable en la gestión de los residuos sólidos, de no hacerlo, puede ser sancionado tanto administrativa como económicamente por las autoridades ambientales de los dos órdenes superiores de gobierno, sin embargo, al momento no se tiene registro de alguna sanción.







Son alrededor de 15 toneladas las que se depositan a la semana en este sitio, el cual se encuentra a tan solo unos metros de la mancha urbana y de campos de cultivo.

Las quejas de los habitantes han sido constantes, debido a que los desechos, el mal olor, el humo que se desprenden de este lugar son constantes, además de fauna nociva y jaurías de perros que rondan allí y que representan un peligro para los que transitan por esa zona.

DESECHOS SIN TRATAMIENTO

En entrevista para el Sol de Puebla, las autoridades municipales confirmaron que aún no se cuenta con los permisos de impacto ambiental, pero que la solicitud se realizó desde hace meses y están a la espera de la respuesta de la Semarnat.

"Por lo mientras para limpiar un poco esa área (basurero), se está realizando zanjas con maquinaria pesada, luego se entierran como se puede, no tenemos los conocimientos de algún tratamiento, con el permiso de la Semarnat seguramente se nos dará una capacitación" , comentó una fuente del ayuntamiento.

Lo anterior, se confirma por lo expuesto por la misma secretaría que recientemente reconoció que el manejo de residuos en México se ha caracterizado por la falta de presupuesto e infraestructura, reglas claras y por ineficiente manejo de los recursos a cargo de las autoridades responsables.

Algunas de las recomendaciones de Medio Ambiente, es que se debe colocar una capa impermeable antes de depositar la basura y así evitar que se filtren al subsuelo los líquidos lixiviados provenientes de la descomposición de los residuos.

Y es que la basura produce líquidos que si no se controlan pueden dispersarse por el suelo y filtrarse hasta llegar a los mantos acuíferos. Asimismo, produce gases que pueden tener importantes impactos sobre el medio ambiente y la salud de la población.

ANTECEDES DEL BASURERO

En la administración municipal 2008-2011 se construyó un Centro de Transferencia de Residuos Sólidos, con el objetivo de recibir la basura de varios municipios, compactarla y trasladarla a un relleno sanitario, pero este nunca operó por fallas mecánicas y quedó como el tiradero de basura municipal.

Luego, en el periodo municipal 2011-2014, en este mismo lugar se edificó un compostero, con la finalidad de separar la basura y hacer composta con los desechos orgánicos, pero este tampoco funcionó y quedó como un “elefante blanco”.



Después de los dos proyectos fallidos, la administración 2014-2018 utilizó el espacio para tiradero y quema de basura a cielo abierto. El actual gobierno municipal, continuó con la misma práctica, pero además también comenzó a enterrar los desechos sin ningún tratamiento.